Tutoriales

Foro

  1. Crear un Sim

    Consejos para mejorar a tus Sims.

    4
    posts
  2. Construcción y Decoración

    Mejora tus habilidades para construir y decorar junto con otros Simmers.

    188
    posts
  3. Fotografía

    Descubre las mejores técnicas para hacer fotos increíbles.

    497
    posts
  4. Grabación de vídeo y postproducción

    Adéntrate en el mundo de la grabación y edición de vídeo.

    76
    posts
  5. Contenido personalizado

    Espacio dedicado a la creación de descargas de Los Sims.

    411
    posts
  • Temas

  • Posts

    • Shalala
      La familia Virag
      La vida de una maldita Spoiler La maldición de Vladislaus había hecho algo más que retorcer la carne de Azalea hasta desfigurarla completamente, también le había arrebatado la identidad. Nadie la habría creído de haberles dicho que ella era aquella hermosa mujer de poder sin igual, así pues se vio obligada a vivir en la inmundicia.

      Quizás aquella era la parte más cruel de su nuevo destino. Eso, y el hecho de que ya no era una hija de la sangre, volvía a ser una mortal cualquiera, con el tiempo contado y forzada a buscar sustento como pudiera.

      Por suerte el entorno se lo facilitaba. A los peces no les importaba cuán arrugado fuera su rostro, así que picaban el anzuelo.
      Y aun si las capturas eran pequeñas, eran mejor que nada. Azalea no sabía qué era peor, si la sensación de sed que solo se apagaba tras punzar la piel de un mortal con sus colmillos, o la sensación de hambre que volvía una y otra vez a lo largo del día.
      Y si el agua ofrecía comida, la tierra ofrecía tesoros que los sims compraban por unas tristes monedas, pero que para ella eran ahora una fortuna.


      También le regalaba flores.


      Todo era poco para salir de la miseria en la que se había visto sumergida.
      Los mortales que tiempo atrás la adoraban por su encanto y belleza ahora la miraban de reojo con asco.


      La vida que antaño había sido cómoda era ahora hostil.


      Azalea guardaba aún la esperanza de poder recuperar todo lo perdido y plantar cara a aquel que la había condenado a una vida humillante. A veces juraría escuchar su risa maníaca, pero por más que se diera la vuelta no lo veía por ningún lado.


      Y así seguía Azalea, tratando de sobrevivir y ahorrar unos míseros simoleones vendiendo baratijas, cuando un tal Jacques Villareal se fijó en ella.

        -Vaya, mírate, pobre mujer... 


      -Tan perdida, tan pobre, tan... desesperada. Qué te parece venir a mi chalet a comer un plato de comida real y dormir en una cama cómoda?
      Azalea notaba cierto tono en la voz de Jacques, como si hubiera un "pero" tras su oferta. 
      -Suena a una oferta demasiado buena. Cuál es la pega?


      -No hay pega, querida, solo un bono extra. También tendrás el privilegio de chupármela y quién sabe qué otras cosas divertidas se me ocurrirá hacerte... Qué te parece? Mi cocinera prepara comidas de 5 estrellas. 


      -... está bien. 
      - Perfecto! Sabía que no dejarías pasar tal oportunidad. En cuanto lleguemos a mi casa te referirás a mí como "amo" y harás todo lo que te diga, está claro, perra? Y con máxima discreción, que los vecinos enseguida se escandalizan y le tachan a uno de váyase usted a saber qué! Yo solo quiero pasármelo bien, entiendes? 
      -Entendido...
      -Sí, claro que entiendes. No es culpa mía que las mujeres tengan tanto orgullo, no me dejan hacerles nada! Bien! Vamos! Estoy impaciente!
      Azalea empezaba a dudar de si aquello era una buena decisión, pero su estómago insistía en seguir adelante con el plan. Cuán malo podía ser? 


      La respuesta no se hizo esperar. Cualquiera habría dicho que tal pervertido vivía en un caserón como aquel, pues las cosas que le pidió hacer tras aquellas paredes eran más retorcidas que su pobre rostro demoníaco. 


      Aquel plato de comida no había merecido el precio que había pagado, y se prometió no volver a caer presa de la desesperación, así acabara muerta de hambre.

      Continuará...  
    • PaiSugar
      The Lost Of Soul
      Capítulo 4 Plague Doctor: ¡No te lo tomes en serio, solo estaba jugando! Dijo a lo lejos, pero ya era imposible que quisiera escucharle, solo quería correr y pensar en otra cosa, si el tren logra parar me bajare en esta estación. Creo que ya estoy bastante lejos, me recosté del muro, y luego me quede viendo a las demás personas conviviendo. Tomas: ¡Neferet, por aquí! Puedo oírlo pero no sé en donde puede estar. -Tomas… ¿En dónde estás? Tomas: Se ha aclarado un poco aquí, hay muchos estantes, flores, libros y botellas extrañas, Estoy en un domo pero no puedo abrirlo. Y-y hay un letrero que dice ¿Empies and The Rose? -Creo que es una tienda. Tomas: ¡Sí creo que es eso! ¿Oye estas bien? -No te preocupes, no es nada. Oh no… Ahí viene el de nuevo. Plague Doctor: Al fin te encuentro, ilusa. Me dispuse a irme pero el logro alcanzarme y me jalo de la muñeca para detenerme. -Déjame, por favor. Plague Doctor: Pero que sensible eres y yo que pensé que nos divertíamos. -¿Qué manera de divertirse es esa? Te lo pido, suéltame. Plague Doctor: No empieces otra vez, vas a llamar la atención... No fue mi intención bien.... Entonces se acercó a nosotros un joven muy extraño. Sonreía  y a su vez trataba de involucrarse. Desconocido: Buenassss Nocheeess… Plague Doctor: Lo siento pero no hablamos serpiente… Desconocido: Ignorare eso... Por más que le intentase opacar, a él le dio igual.  Desconocido: ¿Porque una Flor tan bella está llorando? Por más halagador que sea no voy a contestar, sería muy vergonzoso. (Mira demasiado el Colgante debería alejarme). Plague Doctor: ¡Ts! Desconocido: Se dé algo que te haría sentir mejor. El desconocido intento tomarme por el otro brazo para poder llevarme con él pero no le logro. Plague Doctor: ¡Oye no toques lo que no te pertenece! Desconocido: Oh No te preocupes estoy jugando planeaba devolvértela luego…. Jajajaja…. Bromeo no iba a hacerlo. Entonces dejando de lado las sonrisas se tornó serio, tomándole por sorpresa, que con tan solo empujarle con una sola mano lo envió a lo lejos de la pared... O mejor dicho del vagón.   Desconocido: Espero puedas entender… Estaba nerviosa presenciando todo esto, y ahora sería peor ¿Qué quería de mí este tipo? Por su mirada maliciosa supe que no algo bueno, Salí huyendo, pero apenas llegue para abrir la puerta me arrincono. Desconocido: Eres muy hermosa, y lo que cargas en el cuello también lo es. De repente la oscuridad invadió el lugar, creando una atmosfera tétrica. Desconocido: ¡Y ahora qué pasa!, ya no se puede estar interesante ni un rato. Plague Doctor: ¿Crees que así nada más puedes desacerté de mí? ¡JaJajaja! Su voz era diferente, incluso el… Desconocido: ¡Da la cara! Hasta ahora solo se lograba ver solo humo desvaneciéndose por los  alrededores. Plague Doctor: ¿Qué pasa no puedes verme? O es acaso el miedo que no te deja. Dijo apareciéndole detrás, luego le golpeo por sorpresa en su descuido. Desconocido: ¡Aléjate! O…. Yo…. ¡Le are daño! Plague Doctor: Ha…Ha…Ha… ¿Sabes quién soy? Dijo y volvió a desvanecerse. Plague Doctor: Soy la muerte en persona. Cerré los ojos de inmediato. Plague Doctor: Es inútil que intentes escapar… Tanta tensión tenía que en sus ojos se expresaba el miedo de aquel desconocido. Plague Doctor: Que pérdida de tiempo…. Exponiéndose sin problemas, no lograba tocarle por más que fuera, su cuerpo regeneraba cada parte que recibiera daño. Plague Doctor: Me das lastima…. Reía descaradamente, y más ahora que le tenía del cuello. Plague Doctor: Puedo ver como tu espíritu se retuerce entre mis manos… Desconocido: ¡Por…. f-favor…..! Plague Doctor: Suplicar no sirve de nada… Tuve que intervenir, pues considere que todo esto es mi culpa. -¡Se ha rendido, ya puedes dejarlo ir! Era aterrador hablarle ya que ahora era más despiadado,  y sería más difícil razonar con el sin perder la vida. Plague Doctor: ¿Dejarlo ir…? No hare tal cosa. Le apretaba más del cuello. Desconocido: Q- A…. Entonces con solo una mano traspaso su pecho hasta dar con su alma, está en sus manos gritaba con dolor, pero al ser absorbida esta se evaporo, dejando un cuerpo sin vida que luego lanzo con desprecio al suelo. El tren se había detenido un momento, mientras él estaba distraído yo abandone el lugar… Casi fue imposible moverme entre la multitud de gente que había en las calles, corrí sin parar hasta que fuera lo suficientemente lejos, pero mi falta de atención me llevo a los barrios bajos, -aquí tampoco quiero estar, será mejor que regrese y tome otra ruta. A lo lejos de un cruce estaba de espaldas el buscándome, enseguida me devolví antes de que pudiera verme. De los lugares por los que había pasado estaban casi todos abandonados, no sé cuantas vueltas di, pero la mayoría de las puertas se encontraban cerradas. El camino por el que andaba me llevo a un bar de mala muerte… No lo pensé dos veces y entre apuradamente zumbando la puerta al cerrarla, las pocas personas que estaban se me quedaron mirando el Medallón, el cantinero iba a decir algo al respecto pero yo seguí de largo y me escondí debajo de una mesa, luego al rato, el entro al lugar.  Todas las miradas cayeron sobre él, se dirigió a la barra con naturalidad sin tomar en cuenta a nadie. Cantinero: Q-Que, que le sirvo… Plague Doctor: Nada gracias… Estoy…. Buscando a alguien… Cantinero: ¿Puede describirle? Plague Doctor: Chica de cabello castaño, ojos casi verdes y piel blanca. Cantinero: Lo siento pero no la hemos visto. Disimulo limpiando una copa que dejo sobre la barra al ver que él no le haría caso. Plague Doctor: Revisare por mi cuenta el lugar si no le molesta. Se levantó de su sitio. En ese momento dos hombres corpulentos también lo hicieron. Cantinero: Ya le dije…. Que no la hemos visto. Acompañado por ambos tipos, uno de ellos en ese preciso instante le monto la mano en el hombro dando a decir una advertencia para que se retirara. Hombre Musculoso 1: Ya escuchaste amigo, tienes que lárgate o habrá problemas…. ¿Entiendes? Hombre Musculoso 2: ¡Si problemas! Exclamo el otro preparando sus puños. Por supuesto que él no hizo caso, y lanzo aquel hombre por los aires con tanta facilidad estampándole contra unos barriles, este quedo inconsciente pero el resto no se iba a resignar así nada más... Cantinero: ¡Phineas! ¡No! Cantinero: ¡La vas a pagar muy caro! Hombre Musculoso 2: ¡Oye pequeñito!  Garrys te enseñare modales. Exclamo el segundo hombre corpulento y de voz gruesa muy enojado, mientras él solo le esperaba sin mostrar interés alguno. Este en acto de torpeza lanzo un gran puñetazo con tanta rapidez en dirección hacia su rostro, pero le detuvo el golpe al instante y no pudo tocarle por más que forcejease. Scott: Ha… Ha… Ha. Burlo con malicia. Hombre Musculoso: ¡Queeee! Scott: Creo que un simio habría sido más inteligente… Dijo engreído. Casi pudo romperle el brazo, de no ser porque le aventó hacia los barriles junto a su compañero “amortiguando el aterrizaje”. Plague Doctor: ¿Alguien más…? Al ver esto el cantinero salió huyendo aterrorizado, seguido del resto de esos dos hombres que se levantaron cojeando mientras a la vez corrían para escapar del lugar. Plague Doctor: Eso pensé… Dijo desempolvando sus manos.  Bajo la mesa podía ver sus zapatos, tuve que cubrir mi respiración para que no se diera cuenta que estaba justo debajo de sus pies, se quedó un momento ahí parado luego se alejó de la mesa. -Ufff… respire aliviada pero solo unos segundos, porque después alguien a mis espaldas me tapo la boca y me saco de mi escondite. Plague Doctor: Te encontré ilusa… Pero ¿dejemos de jugar quieres?  -¡No! ¡Suéltame! no iré ningún lado. Plague Doctor: Bien entonces nos quedaremos aquí. Dijo sentándose en un mueble, Mientras yo disimulaba para irme de nuevo. Plague Doctor: No te molestes en escaparte, sé en donde estas cada segundo…. -Eso no es cierto… Solo lo dices para que no lo intente. Plague Doctor: ¿Me llamas mentiroso…? -¡S-Si! ¡Eres un mentiroso! y un…. ¡Un! Seré sincera jamás he insultado a alguien, no se me ocurren muchas palabras que puedan ser de ayuda. Plague Doctor: ¿Un? Pregunto gracioso con una sonrisa. -¡Un!… ¡Tonto! Plague Doctor: Así… Que soy un mentiroso y un tonto, vaya…… Me…. “Hieres”…… Expreso con sarcasmo. Plague Doctor: ¡Oh no! ¡”Soy un tonto”! ¡¿Y ahora que voy a hacer?! Me convertiré en una calabaza por mentir, ¡ayuda! Gruñí. Plague Doctor: ¡Jajajajaja! Ese fue el peor intento de insulto que pude escuchar  en mi vida ¡Jajajajajaja! Continúo riendo. -No importa, ¡Solo aléjate! Plague Doctor: ¿Y qué si no lo hago? ¿Vas a insultarme “horriblemente” de nuevo? -¡Yo!.......Am…. ¡Te lastimare!... ¡Si eso hare! ¿De verdad lo hare? Me preguntaba ¿Cómo?, Porque no tenía ni la menor idea. Se aproximó hacia mí con una mirada seria, zumbo ambas manos a la pared, -Ya empiezo a lamentar haber dicho lo que dije. Plague Doctor: ¿Y bien?… Estoy esperando. -¡! No tengo nada que decir al respecto, solo que me he metido en un lio bastante serio. Plague Doctor: Puedes regañarme, insultarme,  incluso golpearme si quieres, te doy permiso. -¿Huh? Dijo sonriente, me pareció incoherente que cambiara su expresión así de repente.  Plague Doctor: *Susurro*, Dejare que me hagas lo que quieras… -¡¡¡Que……..!!!! Me aparte enseguida, a lo que después empezó a burlarse… Plague Doctor: ¡Ha…Ha…Ha! ¡No puedo creer que te lo creyeras! Ha…Ha…Ha…….. ¡Ha… Ha… Ha! Bien cambiemos de tema... Ahora hay que conseguir otro transporte, a menos que prefieras caminar… -Ya dije que no iré contigo… Exprese de brazos cruzados. Plague Doctor: Ya deja de hacerte la enojada ¿Quieres que te ayude a buscar a tu hermano o no? -… Plague Doctor: Si no dímelo de una buena vez para cancelar el trato, así tomare el medallón…. Y tu alma... Es muy sencillo… Solo debes decir las palabras mágicas. -¡Está bien…! Pero no vuelvas a hacer eso, no me agrada. Plague Doctor: No puedo prometerte nada ilusa, así que solo camina. Gruñí. Llegamos a las afueras, y tuvimos que caminar de nuevo hacia la estación, por suerte había un transbordo pero para las 9:00pm de la noche, a lo que se tendría que esperar una hora hasta que llegara el tren. Tome asiento en una banca para esperar. Plague Doctor: ¿Qué haces? -¿Tú qué crees que estoy haciendo…? Plague Doctor: Como sea… Dijo desinteresado, luego dio media vuelta para irse. -¡Espera! No puedes dejarme aquí sola a mitad de la noche, fue tú idea tomar el tren de esta hora. Plague Doctor: ¿Hah? No me voy a quedar una hora congelándome aquí afuera como idiota…. Además quiero un trago, estaré en aquella cafetería, vendré cuando sea conveniente… Tenía un buen punto de vista, pero no utilizo las palabras adecuadas por supuesto, podría irme justo ahora y no lo notaria, pero ¿A dónde más puedo ir a mitad de la noche? y en un lugar que no conozco bien.  *Suspire* qué más da, voy a Inglaterra y no tengo ni la menor idea de dónde voy a encontrar a Millos, me pregunto si él sabe dónde, le preguntaría pero es demasiado orgulloso hasta para hablarme. Un Rato Mas Tarde… Afff… Solo han pasado 10 minutos… Me levante de la banca, y en solo esos 10 minutos me decidí por encontrar respuestas, no sería tarea fácil, así que tendría que entrar en su juego para saber lo que necesitaba, bebía ponerme a su nivel cosa que no me gusta para nada… pero en fin, no pienso perder esta vez. Entre en la cafetería, se encontraba vacía,  justo cerca de la puerta y con vista a la ventana estaba el tomando una copa de vino, por supuesto pedí algo para disimular y tener una excusa para sentarme. Plague Doctor: ¿Ya te cansaste de esperar como idiota? -No, y no soy idiota… Dije confiada, luego le dedique una mirada fría, durante un buen rato. Plague Doctor: ¿Qué me ves? Pregunto arrogante. - Nada… Plague Doctor: Entonces mira hacia otro lado… Me molesta. Dijo, luego tomo un sorbo de su copa y la coloco sobre la mesa de nuevo. Continúe mirándole, hasta que se dignara a hablar. Plague Doctor: En serio…. Ya has otra cosa… No puedo beber si me estás viendo de ese modo, me resulta incómodo. -No lo hare…….. Hasta que te dignes a hablar. Plague Doctor: ¿Hablar de que…? -Hablar de lo que yo quiero saber, siempre que pregunto algo nunca lo respondes, ¿cómo esperas que encuentre a mi hermano? Plague Doctor: Ya te dije que las preguntas no son parte del trato. -¡Afff! ¡Por favor! Plague Doctor: ¿Quieres respuestas?, pues trata de convencerme. Expreso burlándose, luego levanto su copa de la mesa,  yo en acto de enojo me levante de la mesa y se la quite de la mano. -¿Ahora vas a hablar…? Plague Doctor: ¡¿Qué es esto un interrogatorio?! Ya devuélveme eso. -¡No lo hare! si quieres tu vino tendrás que responder mis preguntas. Plague Doctor: ¿Crees que por una copa de vino voy hacer lo que dices?, Ha… Ha… Ha… hace falta mucho más que eso…… Además puedo pedir otra no tengo ningún problema. Dijo confiado. -No creo que sea posible en este momento, el joven que te ha atendido esta ordenando las cajas en el sótano justo ahora, tardara un buen rato y para entonces ya el tren habrá llegado. Plague Doctor: Me da igual… Era el colmo, me enoje tanto que termine arrojándole el vino a la cara. Él estaba demasiado impresionado, nuca imagino que me pondría de ese modo. -Ahora dime lo que quiero saber ¡o romperé la copa en tu cabeza!, no más secretos ni juegos. Plague Doctor: Esta bien, cálmate no hay porque precipitarse.   Expreso con seriedad, mientras se secaba el vino de la cara. Plague Doctor: ¿Bien que quieres saber….? Dijo obstinado. -Tu nombre. Plague Doctor: Ts… ¿Mi nombre? De todas las preguntas que puedes hacer, eliges la más común de todas. -¡¡¡Solo dímelo…!!! Dije histérica levantándome de la mesa. Plague Doctor: ¡Esta bien!.... Es… Scott…. -¿Scott? Me quede pensativa de momento, ¿Sería el mismo Scott, hijo de George Holbein?, -Es imposible que sea el mismo. Scott: ¿Ya estas feliz?..... Vaya que eres demasiado molesta cuando te lo propones. Expreso algo enojado. - Esa no es mi única pregunta. Scott: “Que bien más preguntas”. Dijo sarcástico. -¿Qué eres?, como es que…. Ni yo misma podía describir lo que ha hecho a las personas, luego el Interrumpió muy enojado, como si recordase algo muy malo. Scott: ¡Si todas las preguntas van a ser sobre mí no contestare ninguna más! -Lo siento…. Scott: Haz tu última pregunta ya va a ser hora. Dijo levantándose de la mesa. -¿Cómo vamos a encontrar a mi hermano?, si no tenemos ni una pista o rastro que nos conduzca a él… Porque cuando pregunte al Medallón no pude verle solo escucharle, a él y a otras personas que estaban ahí,  y solo decían cosas extrañas sobre reliquias, objetos, sangre, incluso hablaban de mí. Scott: Esas personas se llaman entidades, las reliquias son espíritus que han tomado forma y habitan en objetos de valor emocional, son 10 diez en total sin contar el medallón, reunir cada una en su forma original es lo que ellos esperan que hagas……. Tu hermano va a esperar bastante pero no debes preocuparte lo mantendrán con vida como motivo para que hagas todo lo anterior mencionado. -… Scott: Y ahora hay que irnos.   Continuara…        
    • UnSimpleGatito
      ¡Hola Simmercompis!
      ¡Bienvenida! Te recibimos todos con los brazos abiertos.
    • Rebel_GD
    • CarterHall
      ¡Hola Simmercompis!
      ¡hola @CarlaMeraki ! ¡Bienvenida al foro! Espero que en poco tiempo te sientas en tu casa sim. Será muy grato ver tus creaciones y leer tus comentarios sobre este o aquel tópico.  Seguramente la pasarás de perlas por aquí en compañía de la comunidad, la cual es muy amigable. Y bueno, mi primera pregunta, para irte conociendo es, ¿cómo fue que conociste el juego? Bienvenida y ... happy simming!

Uniendo Simmers desde 2005

La comunidad Sim de habla hispana puede disfrutar en Actualidad Sims de un lugar donde divertirse y compartir experiencias en un ambiente familiar.

Llevamos más de una década uniendo a Simmers de todo el mundo y colaborando en grandes proyectos.